Pláticas Mensuales de RR.HH. - Aprende junto a expertos en el área.

Due Diligence

El organigrama y el proceso de due diligence.

Mayo 5, 2016

Cuando se va a adquirir una empresa, o cuando dos organizaciones se van a fusionar, es de vital importancia conocer el estado actual de ambas organizaciones.

Existen muchas áreas que se deben analizar, como la situación financiera, posicionamiento en el mercado, ventajas productivas, entre otras. Pero una parte esencial en toda adquisición o fusión es la integración de nuevo personal a la estructura de organización actual.

Se debe conocer el funcionamiento del capital humano de la contraparte para asegurar que el proceso de compra o fusión sea eficiente y ordenado, evitando así problemas que podrían limitar o anular el éxito de la operación.

¿Cómo nos puede ayudar el organigrama en los procesos de due diligence?

  • 1. Conocer nuestra situación actual.
  • Previo a cualquier decisión de compra o fusión es necesario conocer nuestra propia organización. Se debe de poder identificar a todo el recurso humano y conocer quienes son los principales agentes que impulsan actualmente a la empresa, así como también identificar nuestras áreas de mayor debilidad.
  • El organigrama, al darnos un panorama claro de la estructura de organización, nos facilita esta tarea.
  • 2. Conocer la situación de la contraparte.
  • Los primeros motivos por los cuales se busca una adquisición o fusión son para crecer o asegurar la posición actual en el mercado. Se analizan las fortalezas en cuanto a venta, producción o innovación de la contraparte, pero con frecuencia se descuida una de las partes más importantes: el Recurso Humano.
  • El organigrama no nos podrá mostrar completamente la cultura organizacional de la contraparte, pero si nos guía a conocer e identificar el funcionamiento organizacional y el saber si este modelo es un verdadero candidato a unirse al nuestro.
  • 3. Generar una nueva estructura de organización.
  • Al ya conocer nuestra propia situación y la de la contraparte, lo que resta es la integración del personal a nuestra organización. Al ser el recurso humano el motor que permite el funcionamiento de la empresa, este punto es el más importante de toda adquisición.
  • Es importante conocer que áreas de la contraparte se empalman con nuestra organización y cuales son vitales que permanezcan para garantizar el funcionamiento. Una vez hecho este análisis, es importante definir la cadena de mando de la nueva empresa, generar los reportes y responsabilidades de cada nueva posición integrada.
  • Sin una ayuda visual desde la cual se puedan ir generando de manera automática nuevos reportes y actualizaciones en costos y head count, este proceso es cercano a imposible, y se corre el riesgo de confiar en la habilidad de los directivos para ir solucionando los problemas que se presenten, una tarea que sin duda los distraerá de otros temas igual de importantes.

Todos los procesos de due diligence requieren de un extenso análisis y conocimiento de la situación de ambas partes, siendo el organigrama una base sólida que permite realizar algunos de estos pasos de una manera eficiente y ordenada.