Integratec
La gestión del error en las empresas
Alejandro González
LinkedIn
Abril 02, 2024

La gestión del error en las empresas

A menudo, cuando alguien se equivoca, solemos enojarnos o tomar medidas que no siempre son las más efectivas. El problema es que es muy común encontrarse con líderes cuya paciencia es poca a la hora de que alguien comete un error, cometa alguna equivocación o simplemente su trabajo no era el esperado.

Esto puede deberse a muchas causas. Principalmente, se puede atribuir a una mala comunicación por parte del líder. Me atrevería a decir que la comunicación es el origen de la mayoría de los errores dentro de los procesos de trabajo.

Sin embargo, también puede ser resultado de negligencia por parte del colaborador, falta de capacidad, carencia de competencias o incluso porque no se dimensionaron los riesgos adecuadamente. Las razones y causas pueden ser infinitas cuando se trata de identificar o enumerar los errores que existen en los procesos de trabajo.

Como líderes, debemos entender a qué nos enfrentamos y, sobre todo, cómo gestionar los errores, ya que inevitablemente ocurrirán. Establecer una política de intolerancia hacia los errores es contraproducente. Sin embargo, podemos mantener bajo control el factor del error y las equivocaciones dentro de nuestros procesos de trabajo.

Sé que lo que estoy diciendo puede sonar un poco polémico, e incluso algunos lectores podrían no estar de acuerdo. Contradice la afirmación de “en mi empresa no toleramos errores”.

Pero la realidad es que, en algún momento, los errores ocurrirán. Alguien se equivocará, un equipo cometerá un error o incluso un grupo de personas podría enfrentar dificultades. Por lo tanto, debemos dejar de ver el riesgo de error como algo absoluto y comenzar a contemplarlo como una probabilidad.

Nuestro objetivo es asegurarnos de que cuando sucedan, sus impactos no sean tan negativos como tememos. Queremos que la probabilidad de que ocurran sea tan baja que podamos considerarlos como una parte normal del proceso, aunque claro, el aspirar a 0 siempre nos hará mejorar.

Lo primero que debemos hacer es evaluar y medir la probabilidad de que se cometa un error. Esto no es tan difícil como parece. De hecho, en una fábrica, la cantidad de piezas que requieren retrabajo es un indicador muy común y suele tener su origen en errores humanos o fallas en los procesos.

El problema surge cuando gestionamos los errores con una política de tolerancia cero sin medir la magnitud del error ni evaluar sus causas. En este caso, una persona altamente competente y con amplios conocimientos, que está desempeñando su trabajo, comete un error y termina siendo despedida.

Sin embargo, es probable que la persona que la reemplace no reduzca la probabilidad de que se vuelva a cometer el mismo error. Por otro lado, si no se despide, pero se regaña o sanciona a esta persona competente sin una retroalimentación adecuada, lo que logramos es que pierda confianza y se sienta menos respaldada por parte de la empresa. Esto, a su vez, aumenta la probabilidad de que cometa errores en el futuro.

La aparición de errores en el entorno laboral puede deberse a diversos factores, pero es importante poder disminuir la probabilidad de ocurrencia para lo cual a continuación, propongo cinco medidas para disminuir o gestionar estos riesgos:

En resumen, al implementar estas estrategias, podemos gestionar y disminuir los factores de error en el entorno laboral. Ahora la pregunta aquí es: ¿qué hacer cuando alguien se equivoca? En este sentido, me gustaría establecer cuatro líneas de acción:

De aquí se pueden desarrollar una serie de líneas de acción para la gestión del error, pero me gustaría insistir en que para aprender a gestionarlo es importante verlo como una probabilidad que nuca va a ser igual a 0 y que por lo tanto siempre se pueden mejorar y de la que nunca podemos estar exentos.

Suscríbete

Enviamos un correo cada 14 días.

Correo