Integratec
Organigramas: ¿Realmente sirven de algo?
Alejandro González
LinkedIn
Octubre 31, 2023

Organigramas: ¿Realmente sirven de algo?

Beneficios y cosas a tomar en cuenta.

Las organizaciones son sistemas vivos compuestos principalmente de personas que asumen un rol específico con él, que contribuyen al funcionamiento del sistema y que están interconectados mediante procesos, canales de comunicación y alineados objetivos.

O bueno, eso en el deber ser. Entonces, como todo sistema vivo, la forma en la que están estructuradas las organizaciones es cambiante y responde al contexto, las necesidades, estrategias y dichos objetivos. Entonces ¿realmente mapear dicha estructura en un organigrama tiene sentido?

Antes de contestar hay tener en cuenta ciertos criterios y algunas precauciones.

Un organigrama tiene la finalidad de representar gráficamente una estructura organizacional, pero también de establecer un deber ser dicha estructura organizacional. Pero estas estructuras se vuelven más complejas a medida que crece la empresa y como dije antes dicha estructura cambia con el tiempo.

Esto significa que muchas veces las empresas no ven necesario tener un organigrama que está cambiando a cada rato y algunas simplemente lo tienen, pero con el tiempo ya no representa su realidad y terminan por dejarlo de lado.

Esto quiere decir que la estructura organizacional de la empresa depende más del contexto que de una estrategia debidamente planeada y formalizada, y por un lado está bien que una organización sea capaz de adaptarse a dicho contexto, pero por otro también significa que la organización responde más por inercia que por estrategia y eso es peligroso.

Un organigrama bien definido tiene ventajas que pueden brindar a la organización de herramientas necesarias para su competitividad, productividad y cultura organizacional. Entre algunas de ellas es importante poner una lupa en las siguientes:

Hay otras ventajas que valdría la pena tocar en otros artículos, tales como la capacidad de control y maniobra al tomar decisiones y que estas tengan un efecto inmediato, en la comunicación del personal e inclusive en el ambiente organizacional. Pero estoy convencido que las aquí plasmadas incentivan a adentrarse en dicho ejercicio. Pero antes, es importante tomar en cuenta algo.

  1. Es probable que el organigrama que obtengas después de un mapeo no es el que debes tener. De ahí la importancia de saber dónde estamos parados antes de saber a dónde queremos ir.
  2. Construir un organigrama sin el ejercicio anterior probablemente genere problemas porque no va a ser compatible a lo que hoy se tiene, a los procesos de trabajo ni a la cultura organizacional.
  3. Si bien RH asume el liderazgo para obtener y actualizar los organigramas, son los líderes y directivos quienes proveen de la información para hacerlo. No es una tarea que se deba dejar solo a RH
  4. El uso de plataformas digitales para mapear los organigramas y actualizarlos es una gran herramienta porque te permiten ver en tiempo real tu estructura, si esta congruente con tus objetivos como empresa, o si hay puntos ciegos en ella en la que hay que echar una luz.
  5. Siempre es bueno asesorarse de un externo que permita ver con ojos ajenos al día a día esos vicios que nosotros no podemos ver al estar inmersos en ellos.
  6. Y finalmente. No, hacer un organigrama no es una tarea que se debe tomar a la ligera, se requiere conocer procesos, roles, jerarquías, nomenclaturas, etc. Y el hecho de que en algún momento hayamos hecho uno en la escuela no significa que ese sea el nivel que requerimos para hacer uno que tendrá un impacto en la organización y rentabilidad de la empresa.

Sabiendo esto, es hora de reflexionar si en tu empresa se necesita construir o actualizar el organigrama, y contestarnos la pregunta ¿Realmente tiene sentido? Y pues la respuesta es sí.

Suscríbete

Enviamos un correo cada 14 días.

Correo