Integratec
Lealtad y compromiso: ¿Ponerse la camiseta?
Alejandro González
LinkedIn
Noviembre 7, 2023

Lealtad y compromiso: ¿Ponerse la camiseta?

¿Por qué está mal visto que un colaborador se vaya con la competencia, pero no que una empresa sustituya a un colaborador por uno mejor? ¿A caso el colaborador no tiene derecho a sustituir la empresa dónde trabaja por una mejor?

Cuando hablamos de empresas que buscan rentabilidad entonces el asunto se vuelve una cuestión de negocios, siempre buscamos el mejor trato. Si un colaborador ya no es rentable los corremos, pero si una empresa no nos retribuye todo lo que trabajamos, considerando el mercado laboral, entonces ¿por qué no buscar dónde sí?

Y es que bajo esa lógica se mueve ese tipo de decisiones sobre despedir o renunciar. Entonces ¿Dónde queda la lealtad?

Bueno más allá del aspecto transaccional, la lealtad no solo surge a cambio de un salario sino también de otros factores que nos hace pensar dos veces el renunciar o el despedir a alguien cuando el dinero es un problema. La lealtad al final es un compromiso que se asume de manera sincera y voluntaria hacia algo o alguien y, además del salario, los factores que la determinan son de tres tipos: Simbólicos, emocionales y prácticos. Me explico:

Entonces si se quiere que el colaborador se comprometa más y sea más leal a la empresa, pero lo único que se le ofrece es ese salario competitivo y prestaciones de ley no es muy atractivo.

Pero tampoco es imposible obtener esa lealtad, considerando que no siempre es viable elevar sueldos. Aquí impulsar el aspecto simbólico y emocional no solo es una gran alternativa, sino que es una alternativa que no nos cuesta tanto en temimos monetarios.

Entonces ¿por qué la mayoría de las empresas no toman en serio la parte simbólica y emocional aun con todos los beneficios que se pueden obtener? La respuesta tiene que ver con una falta de conciencia y que los resultados no siempre son inmediatos o tangibles en cuanto a que no se perciben como otros.

Entonces si es importante empezar a hacer conciencia del impacto que tiene lo simbólico y emocional para las empresas, pero, sobre todo, si se quiere iniciar en ese camino tener bien claro cuáles son los primeros pasos para lograrlo:

Y sí, estos esfuerzos iniciales pueden parecer una lista de objetivos del departamento de RH y es que debe serlo, además de sus responsabilidades administrativas, claro. Pero esa responsabilidad es compartida y RH acompaña, guía y pone rumbo a esos esfuerzos. Al final los que lo materializan somos todos, pero en especial los líderes.

Pero antes de todo, y ya mencionado al inicio, hagamos conciencia: Lo simbólico y emocional valen y valen mucho, pensar que es una pérdida de tiempo es perder tiempo y es perder dinero.

Suscríbete

Enviamos un correo cada 14 días.

Correo