Integratec
¿El líder nace o se hace? Y qué necesita para serlo
Alejandro González
LinkedIn
Noviembre 14, 2023

¿El líder nace o se hace? Y qué necesita para serlo

Les voy a contar una historia.

Alrededor del año 1412 en una pequeña y modesta villa francesa que sufría de los estragos de la guerra nació una joven, hija de una familia poco posicionada. Como era de esperarse en esta época, por su género y posición social poco se auguraba sobre su futuro, quien seguramente pasaba desapercibida en una vida caracterizada por el adoctrinamiento religioso y el quehacer propio de las niñas de su época.

Pero un día esta doncella se convenció de que tenía un propósito más grande, y gracias a su determinación e insistencia logró presentarse ante el príncipe heredero al trono francés para hacerle una petición: Que la pusiera al frente del ejército francés para liberar la ciudad de Orleans en manos de los ingleses y así poder coronado Rey de Francia para que este diera fin a la famosa guerra de los 100 años. Y ¿Qué creen? Lo logró.

Portando un estandarte se levantó como la esperanza de un pueblo que no descansó desde entonces hasta conseguir tan ansiada victoria. La historia de Juana de Arco tuvo un trágico final para ella, pero marcó un punto de inflexión en la historia. Y para lo que aquí nos concierne es un ejemplo de cómo a pesar de las circunstancias una líder puede provenir de dónde menos se espera.

Entonces la pregunta es ¿Cuántos líderes hay por ahí, escondidos entre la gente y que mañana sus acciones cambiarán al mundo? Estoy convencido que bastantes, probablemente tu.

Entonces la pregunta es ¿Cuántos líderes hay por ahí, escondidos entre la gente y que mañana sus acciones cambiarán al mundo? Estoy convencido que bastantes, probablemente tu.

El concepto de liderazgo Afortunadamente cuenta con un estándar sobre su definición, aunque no así sobre otros aspectos relacionados:

Leithwood (2009), afirma que es la capacidad de ejercer influencia sobre otras personas, de manera que éstas pueden tomar las líneas propuestas como premisa para su acción.

Por otro lado, Yukl (2002) lo ve como un proceso con el cual se ejerce influencia sobre otros con la finalidad de lograr un objetivo. Y si exploramos distintas fuentes encontraremos que hay un estándar con estas definiciones, con más o menos elementos.

Al final podemos entender que el liderazgo es la capacidad legitima que tiene una persona (individual, grupal o institucional) de influir en otra con la finalidad de lograr, por voluntad propia, un objetivo común.

Al final podemos entender que el liderazgo es la capacidad legitima que tiene una persona (individual, grupal o institucional) de influir en otra con la finalidad de lograr, por voluntad propia, un objetivo común.

Los liderazgos pueden ser tanto horizontales, es decir entre pares, y verticales, no solo de un jefe a su subordinado sino también del subordinado a un jefe. En esencia ser líder también implica saber ser lidereado. En la serie Game of Thrones el personaje de Tyrion Lanister representa muy bien esto.

En este caso nos encontramos ante un líder estratégico que es capaz de analizar, valorar y presentar alternativas a la Reyna quien al final toma la decisión final. No obstante, se le puede ver en varias ocasiones influyendo con argumentos sobre la decisión que el considera más acertada.

Aceptar este hecho, de que un líder no es sinónimo de puesto de mando nos ayudará a redefinir nuestro potencial y al mismo tiempo abrirá un abanico de oportunidades. Y aunque todo puesto de mando debe estar revistado de liderazgo en la realidad no siempre es así y aquí se encuentra el origen de mucho de los problemas que surgen en las organizaciones.

Ahora, queda claro que un puesto de mando no hace a un líder, pero entonces ¿Qué es lo que define a un líder?

La definición planteada anteriormente nos ofrece unos conceptos clave: Objetivo, legitimidad y capacidad. Dichos conceptos, más que tomarlos como características directas, hay que considerarlos como categorías de las cuales se desprenden elementos clave que nos ayudan a identificar a un líder.

Más adelante hablaremos de cada uno de manera más profunda, analizando algunos lideres en la historia, o representados, por qué no, en la literatura o el cine.

Hasta este punto hemos hablado de lo que define a un líder se puede agrupar en tres aspectos: Su objetivo, su legitimidad y su capacidad.

Capacidad

La capacidad que tiene un líder se refiere a la efectividad potencial que tienen sus esfuerzos para lograr influir en lograr el objetivo. Estos esfuerzos están determinados por las herramientas y recursos con los que el líder cuenta y estos pueden ser muy diversos por lo que enumerarlos aquí sería imposible. No obstante, es importante clasificarlos en dos: En intrínsecos y extrínsecos.

Los intrínsecos son aquellas herramientas propias de la personalidad como los conocimientos, las emociones y la voluntad del líder. Por lo tanto, son inherentes a la persona, lo que significa que ya los trae consigo o los puede aprender y desarrollar. Por lo tanto, tienden a ser las primeras herramientas que una persona utiliza o por las que se destaca como líder y son las primeras que se adquieren.

Centrar nuestra atención inicial en estas herramientas a la hora de querer desarrollarnos como líderes es lo más acertado pues además contribuyen bastante en determinar la fuente de tu legitimidad; Una persona que ha trabajado la empatía es más probable que conecte con las personas y por lo tanto expresar mayor carisma; una persona con unos valores y una ética bien definida va encontrar aceptación moral ante las personas que le rodean; o un alguien que domine mucho algún tema como por ejemplo saber pilotear un avión va contar con la legitimidad racional-legal de ser la persona indicada para la tarea. Me atrevo a adelantar que el desarrollo de estas herramientas va a ocupar la mayor parte de nuestro camino a convertirse en un líder.

Finalmente, los recursos extrínsecos se refieren a recursos y herramientas externas como lo es la capacidad económica, la estructura organizacional que le respalda, etc. Estos pueden ser de todo tipo y la manera en que los usamos va a depender mucho de los recursos intrínsecos. Esto significa que, aunque tengamos una gran capacidad financiera poco podemos hacer con ello si carecemos de competencias administrativas o al menos de alguien que no apoye al respecto. Aprender a diseñar e implementar una buena estrategia implica mucho el saber cómo integrar y utilizar todos estos recursos.

Hasta aquí hemos visto, de forma un tanto superficial y resumida, de algunos de los factores que definen a un líder, más adelante abordaremos otras posturas y perspectivos o ahondaremos más en las aquí expuestas.

Antes de finalizar creo importante aclarar algo y sobre lo que no es liderazgo. Si la definición de liderazgo implica influir en un grupo para encaminarlos a conseguir un objetivo es importante establecer que esta influencia en ningún momento debe darse de manera coercitiva es decir ejerciendo la fuerza, la amenaza, el chantaje, la mentira o aprovechándose de las vulnerabilidades de las personas en quienes se quiere influir.

Por lo que un gerente que amenaza constantemente a sus colaboradores de correrlos sin que esto sea producto de una sanción justificada, o alguien que sostiene un arma para que las personas hagan lo que quiera obvio si está influyendo en ellos, pero es no lo convierte en un líder, un dictador por ejemplo que haga uso desmedido de la propaganda para convencer a una sociedad de una mentira o reprima las disidencias no está ejerciendo liderazgo sobre ellas.

Un verdadero líder influye siempre convenciendo o persuadiendo de una forma positiva conectando emocionalmente y/o con razones que justifiquen el avance hacia dónde se quiera ir y ante la pregunta de si un líder nace o se hace estoy convencido que se hace, ¿cómo? Trabajando constante mente en nuestra capacidad, nuestros conocimientos, valores y emociones, encontrando una causa que realmente nos motive porque solo así podremos motivar a otros, buscando conectar con quienes nos rodean y aunque no siempre con el mismo estilo, entender sus necesidades, emociones y sobre todo motivadores.

Desarrollar el liderazgo se vuelve hoy en día muy importante, en términos profesionales pues de esto depende, en gran medida, nuestro crecimiento dentro de una empresa o inclusive nuestros propios emprendimientos.

Suscríbete

Enviamos un correo cada 14 días.

Correo